Introducción.

“La energía se entiende como la capacidad para realizar trabajo, fuerza o movimiento y sus fuentes primarias se pueden clasificar como renovables y no renovables”(Acosta, 2016, p. 2). Las reservas de estos últimos, que son las más utilizadas, por su propia naturaleza están expuestas a su progresivo declive y agotamiento a medida que se utilizan.

En 1973 marcó un hito, la crisis energética, los altos precios de los combustibles, despertaron la conciencia sobre la necesidad de hacer un uso más racional y eficiente de la canasta energética, así como también de la conveniencia de la diversificación de esta. Luego, la preocupación por el calentamiento global se encargaría de poner el tema de las energías alternativas en el centro de la atención de la comunidad internacional. La teoría del medio ambiente de las relaciones internacionales explicara la importancia de la crisis energética de 1973 para el sistema internacional, la dependencia excesiva de los recursos energéticos no renovables y una perspectiva en el siglo XXI.

La importancia de la crisis energética de 1973.

El mundo paso de manera imperceptible de una era de combustibles abundantes, baratos y de suministros confiables, a otra de combustibles escasos, costosos y de suministros expuestos a toda clase de incertidumbres políticas. “El consumo actual de petróleo equivale al valor de 4 siglos de plantas y animales. Mientras los nuevos hallazgos de reservas se dan en progresión aritmética, la extracción de las mismas se viene dando en progresión geométrica”(Acosta, 2016, p. 9).  

“La aproximación al punto de inflexión de la denominada curva de Hubbert[1], a partir del cual lo que se ve venir será la franca declinación de las reservas” (Sánchez, 2015, p. 35). La crisis del petróleo de 1973 con ocasión de la guerra del Yom Kipur[2] se constituyó en un campanazo de alerta para Occidente, pues el embargo petrolero que le decretó la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP en adelante)[3] a las grandes potencias, en represalia por su apoyo a Israel, evidencio la vulnerabilidad del sistema y los efectos negativos para los países industrializados. “De hecho, los Estados Unidos (EEUU en adelante) promulgaron en 1975 su Ley de Conservación Energética y Aumento de la Eficiencia de los motores; resultado de ello, los automóviles pasaron de un rendimiento de 13 millas por galón en 1973 a 28.2 millas en 1986.(Acosta, 2016, p. 11)” Por otro lado, la agenda del medio ambiente era más recurrente, sobre todo después de conocerse los primeros estudios que mostraban el alarmante índice de contaminación su impacto en el clima global[4].

La dependencia de los recursos naturales.

La persona humana es la finalidad sobre la cual se crean los Estados, es decir, buscar la manera de lograr un desarrollo humano, basándonos en lecciones de historia y tomando en cuenta como ejemplo a los países industrializados[5] muestran cuales fueron sus pasos para lograr los altos niveles de desarrollo. El origen de las desigualdades sociales entre países se remonta a la época de las potencias coloniales[6], basándose en la extracción de minerales, la esclavitud como modo de producción económica, posiciono con una enorme ventaja a los países coloniales.

Los procesos de independencia fueron políticos más no económicos, el sistema internacional evoluciono, se constituyeron nuevas potencias basados en las ventajas de sus instituciones, tradiciones y territorios; pero el camino para lograr el desarrollo humano, se sigue utilizando el criterio del crecimiento económico, el Programa de las Naciones Unidas (PNUD en adelante)[7] creo los informes de desarrollo humano, los cuales incorporaron criterios tales como: esperanza de vida y niveles de educación. Toda actividad económica depende de la extracción del medio ambiente, la manera en como nos transportamos, se debe pensar sobre como se pudo fabricar ese automóvil y esta en el garaje, la ropa con la se visten, el calzado que utilizamos, los electrodomésticos.

El modo de producción capitalista en que se vive actualmente, en base al libre mercado, el cual este busca satisfacer necesidades de los clientes metas; sin embargo, la capacidad para crear necesidades se ha vuelto amplia, se debe pensar hace 100 años quien iba a utilizar internet y ahora en pleno siglo XXI quien puede vivir sin él. El capitalismo lo puede todo, menos el medio ambiente, si el desarrollo humano se sigue midiendo en términos de suma, no habrá nada sobre lo cual se pueda desarrollar.

Perspectivas energéticas.

El Informe Nuestro futuro común de 1987 de la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, define al Desarrollo Sostenible como: La satisfacción de las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades. Los recursos naturales son aquellos que ofrece el planeta sin necesidad de intervención humana. Son imprescindibles para la subsistencia, pero si se consumen a una velocidad mayor a la de su regeneración natural, como sucede en la actualidad, podrían agotarse. Existen dos tipos de recursos naturales: renovables y no renovables.

“Los primeros son inagotables, como la radiación solar, o su renovación es relativamente rápida, como es el caso de la biomasa. Los no renovables son aquellos recursos que existen en la naturaleza de manera limitada porque su regeneración implica el paso de muchos años”(IBERDROLA, 2017), como, por ejemplo, los minerales y los combustibles fósiles. Los seres humanos están agotando dichos recursos.

El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF en adelante)[8] advierte que la actual sobreexplotación de los recursos naturales está generando un enorme déficit, que cada año se consume un 20 % más de los que se pueden regenerar. “De igual manera la población mundial de peces, aves, mamíferos, anfibios y reptiles disminuyó un 58 % entre 1970 y 2012 debido a las actividades humanas y augura que, en el año 2020, ese porcentaje se dispare hasta alcanzar el 67%” (IBERDROLA, 2017).

El consumo incontrolado de los recursos naturales trae consigo importantes efectos como:

  • La desaparición de los hábitats necesarios para la flora y la fauna y, por tanto, la extinción de especies. “De los 30 millones de especies animales y vegetales distintas en el mundo y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN en adelante) señala que, en la actualidad, más de 31.000 especies se encuentran en peligro de extinción”(Riechmann, 2017, p. 8).
  • Económicos. “El 33 % de los suelos del planeta está de moderada a altamente degradado, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO en adelante)”(IBERDROLA, 2017). Si la erosión de suelo fértil continúa al mismo ritmo que hasta ahora, inevitablemente se dispararán los precios de los productos agrícolas.
  • Para la salud. Si no cuidamos los bosques habrá menos sumideros de CO2 y, por tanto, más contaminación del aire. “Según la Organización Mundial de la Salud (OMS en adelante), nueve de cada diez personas en todo el mundo respiran aire con altos niveles de contaminantes y siete millones de personas mueren cada año por la contaminación del aire”(Riechmann, 2017, p. 13).

Como conclusión el desarrollo humano, es un fin que debe lograr el Estado, los criterios de medición en base al crecimiento humano deben quedar obsoletos y crear nuevos criterios, de igual manera, el camino a seguir por cada Estado no debe estar supeditado a condiciones de terceros.

De igual manera en cómo se debe de conservar los recursos naturales, el tiempo para experimentar ha acabado, en el sentido siguiente: la lentitud de los cambios socioeconómicos estructurales se cruza con la rapidez del calentamiento climático antropogénico.

Se tiene que cambiar por completo la base energética de la economía. Incluso instituciones tan poco sospechosas de radicalismo ecológico como la Comisión Europea subrayan que es preciso intervenir ahora si queremos preservar para el futuro el frágil equilibrio económico, social y medioambiental que rige el mundo, pero no se han observado suficientes progresos. El biólogo Peter M. Vitousek advertía en 1994 que: somos la primera generación que, de forma consciente, sufre las consecuencias del cambio global; y también la última generación con herramientas para cambiar significativamente el proceso de degradación, si pasamos a la acción”(Riechmann, 2017, p. 44).

Las emisiones de gases de efecto invernadero de todo el mundo tienen que empezar a bajar a partir de 2015. “Si no se cumple ese calendario, la concentración de gases de efecto invernadero causará un aumento de temperatura de entre 2 y 2,4 grados”(Riechmann, 2017, p. 44), el nivel a partir del cual la UE considera que hay interferencias peligrosas sobre el clima. Ésa es una de las más alarmantes conclusiones a las que han llegado los científicos del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC en adelante) de la ONU.


Bibliografía.

Acosta, A. (2016). La crisis energética y alternativas. https://www.uexternado.edu.co/wp-content/uploads/2017/01/crisisEnergeticaEnergiasAlternativas.pdf

IBERDROLA. (2017, June 4). Consecuencias sobreexplotación de recursos naturales – Iberdrola. https://www.iberdrola.com/medio-ambiente/sobreexplotacion-de-los-recursos-naturales

Riechmann, J. (2017). La crisis energética. Consideraciones políticas-. https://www.mincotur.gob.es/Publicaciones/Publicacionesperiodicas/EconomiaIndustrial/RevistaEconomiaIndustrial/371/37.pdf

Sánchez, J. (2015). Realidad y leyendas sobre el petroleo. http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_marco/2015/DIEEEM26-2015_RealidadesPetroleo_J.Arreisegor.pdf

[1] La extracción de un pozo cualquiera sigue una curva con un máximo, cenit de producción, en su centro. Llegados a ese punto cada barril de petróleo se hace, progresivamente, más caro de extraer hasta que la producción deja de ser rentable al necesitarse gastar más cantidad de crudo, que el que se obtiene de extraerlo

[2] También conocido como Día de la Expiación, es el día más sagrado del año judío. Es conocido como el Día de la expiación, del perdón y del arrepentimiento de corazón o de un arrepentimiento sincero. Es, asimismo, el último de los diez días de arrepentimiento

[3] Es una organización reconocida desde el 6 de noviembre de 1962 por la Organización de las Naciones Unida. El cual agrupa a los principales productores de petróleo del mundo y establecen los estándares de producción.

[4] Responsables del 80% del CO2 que se emite a la atmósfera y por consiguiente del cambio climático.

[5] Se debe de aclarar que los países más ricos del mundo se agrupan dentro del Comité de Ayuda al Desarrollo, y se comprometen a trasladar sus 0.07% del PNB a los países menos desarrollados, ellos son los que dictan la manera en como se ejecutan los recursos dentro del sistema de cooperación internacional al desarrollo, es decir, son condicionados, de los 29 países miembros solo 7 países cumplen con su cuota.

[6] Reino Unido, España, Portugal, Francia y Holanda.

[7] Creado en 1965 por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Su meta es ayudar a los países a elaborar y compartir soluciones que permitan responder a los retos que plantean.

[8] Es una organización no gubernamental fundada en 1962 que se encarga de la conservación del medio ambiente

Compartir
Walter Esaú Parada Guzmán
El Salvador. Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad de El Salvador. Miembro investigador de Ceinaseg. Se desempeña como especialista tributario con enfoque SAP. Posee estudios en los campos de Proyectos de Cooperación al Desarrollo, Desarrollo Urbano, Medio Ambiente, Derechos Humanos, Organización y Desarrollo Comunitario. Investigaciones en los campos de geopolítica, municipalización de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.