Recientemente, han sido incorporados nuevos términos en nuestro vocabulario social, en conversaciones convencionales  palabras como criptomonedas, trading y blockchain normalmente son puestas sobre la palestra y asociadas entre sí, siendo éstas arrojadas en un saco que no permite vislumbrar la magnitud de sus funciones por separado. 

Un hecho que muchos desconocen es que el blockchain, presenta unas funciones propias e independientes de las finanzas. Es decir, esta cadena de bloques cifrados puede ser utilizada para la privacidad y seguridad de diferentes tipos de transacciones. Desde fuentes de energía renovable, resguardo de historiales médicos, hasta validación de derechos de autor, esta nueva tecnología que llegó para quedarse es básicamente la ampliación a la propuesta de disminuir paulatinamente en el humano cada vez más responsabilidades para que estas tareas puedan empezar a depender de los sistemas electrónicos.

Uno de los tantos usos del blockchain está inclusive asociado a la gobernanza, específicamente, a su uso en diferentes tipos de elecciones. Sin embargo, el número de países que se ha atrevido a siquiera migrar a un sistema de votación electrónica es muy pequeño. Nombres como Bélgica, Brasil, E.E.U.U., Estonia, Filipinas, India, Australia, Venezuela, Rusia, Japón y Sierra Leona figuran en la lista. Siendo sólo los últimos tres quienes han insertado al blockchain en el proceso y consideran continuar usándolo a futuro.

La integración de este mecanismo en los procesos de votación puede ser parcial o completa, a través del uso de criptoactivos, transfiriendo los activos al monedero de la junta electoral, lo cual hace que el proceso se exponga a la volatilidad de los precios de este mecanismo, o usándolo como registro inmutable, siendo los nodos los responsables de recibir y autenticar los votos encriptados. Sin embargo, este mecanismo no permite visualizar un resultado parcial de la votación[1].

Si bien los procesos expuestos anteriormente son bastante complejos y requieren de un largo proceso de investigación antes de poder seguirlos aplicando, se pueden identificar un número mediano de ventajas y desventajas de los mismos:

Pros

[1] En primera instancia, un asunto que tiene preocupada a la gobernanza global mejoraría significativamente: la representación. El voto electrónico en sí, contribuye a que un número mayor de votantes participe, tanto personas que se encuentran en el extranjero como personas con discapacidad pueden valerse de ello. Asimismo, existen en votaciones actuales un gran número de errores de forma en las papeletas, lo cual invalida una cantidad considerable de votos, con el blockchain en las elecciones de tipo digital se eliminaría por completo esta posibilidad.

[2] No hay una tercera parte que tenga que fiscalizar el proceso. El blockchain en sí, se convierte en el principal árbitro. Los votos son encriptados, lo cual hace que no sean modificables, y por la distribución de la base de datos, en el tiempo que dure la elección, los resultados van a poder ser monitoreados por todos los participantes, disminuyendo casi al mínimo que se cometa fraude electoral.

[3] El tiempo de duración de la elección también es otro elemento a tomar en cuenta. No sólo el blockchain provee de un mecanismo para desaparecer las filas en los centros electorales, sino además, al ser automatizado el conteo de los votos, el tiempo que usualmente el personal invierte en esta parte del proceso mermaría considerablemente. 

[4] Este instrumento impide que una moneda digital pueda ser gastada dos veces. Es decir, el fenómeno denominado como double-spending no tendría cabida bajo los estándares de seguridad de la cadena de bloques. Esto en elecciones se traduce a que cada votante sólo puede emitir su voto en una ocasión, en el caso de que se lleven a cabo votaciones con criptoactivos.   

Contras

[1] El sólo hecho de cambiar las votaciones convencionales por sistemas de votación electrónica supone un reto, especialmente en países donde la conexión a internet no es estable y la velocidad del mismo es inferior a los 2 Mbps. Esto podría suponer que el tiempo que se invierte en votaciones tradicionales en el conteo de papeletas, ahora pase a ser suplantado por el tiempo que las personas necesitan para emitir su voto.

[2] Aunque el blockchain mantiene su seguridad a través del código único en la cadena, estar online –un requisito importante en las plataformas de votación por blockchain- implica eventualidades como es el caso de los ciberataques tanto en dispositivos personales como gubernamentales.

[3] En sistemas que funcionan con criptoactivos la volatilidad de los mismos impide que al momento de la votación no cambie su valor, y esto directamente afecte la votación.

[4] Cambiar a un sistema electrónico apoyado por blockchain supondría una inversión considerable en el aparato electoral, gasto que a muchos países se les imposibilita en la actualidad.  

[5] La compra de votos, la coerción y coacción son otras contingencias que no pueden ser anticipadas ni combatidas de ser el caso que los votantes ejerzan el sufragio en casa, lo cual disminuye la confianza en el sistema.

Reflexiones finales

Después de repasar nociones básicas de la inclusión del blockchain como puerta a unas votaciones digitales, podemos inferir que la supervisión en el proceso es parte esencial de su éxito, es por ello que la inclusión de observadores de distintos gremios, -desde organizaciones no gubernamentales, hasta universidades- podría contribuir a la veracidad de la elección, garantizado una verdadera participación de la sociedad civil en la misma.

Asimismo, una solución para las votaciones con criptoactivos, es valerse de las denominadas stable-coins (monedas que no cambian su valor) como tether, BUSD o DAI, y así evitar la fluctuación en las mismas. Esto, entendiendo que la creación de un marco legal que establezca su paralización durante el periodo de la elección es un atropello a la esencia según fueron creadas las mismas: descentralización y volatilidad según el entorno.

Finalmente, un aprendizaje de la experiencia blockchain, es que en países donde decidan migrar al e-voting, mientras que no se mejore su implementación en los sistemas de votos electrónicos hay que optar por el uso parcial de esta tecnología, y así cubrir temas relativos a la seguridad y privacidad del proceso, esto con la finalidad de hacer pruebas experimentales en una parte del sistema y por los momentos no necesariamente hacer del mismo el corazón de éste.


Bibliografía

García, V. y Rifá, H.  (25 de Octubre de 2018). Obtenido de Uso y retos de blockchain en plataformas de Votación electrónica: http://openaccess.uoc.edu/webapps/o2/bitstream/10609/92626/1/Votaciones%20Blockchain.pdf

Martínez, S. (30 de Julio de 2019). Bogota.gob. Obtenido de Informe Final de Resultado Prototipo Blockchain: file:///C:/Users/LAPCOINX03/Downloads/blockchain_web%20(1).pdf

Pastor, J. (17 Noviembre de 2017). Xataca. Obtenido de Qué es blockchain: la explicación definitiva para la tecnología más de moda: https://www.xataka.com/especiales/que-es-blockchain-la-explicacion-definitiva-para-la-tecnologia-mas-de-moda

Rodríguez, E. (03 de Septiembre de 2018). El español. Obtenido de Japón usará Blockchain en las elecciones y votaciones: https://www.elespanol.com/omicrono/tecnologia/20180903/japon-usara-blockchain-elecciones-votaciones/335217550_0.html

González, J. (14 de Septiembre de 2020). Criptonoticias. Obtenido de Rusia usó una blockchain para votaciones oficiales: aquí los resultados: https://www.criptonoticias.com/comunidad/rusia-uso-blockchain-votaciones-oficiales-aqui-resultados/

Beamonte, P. (15 de Marzo de 2018). Hipertextual. Obtenido de Sierra Leona es el primer país que usa blockchain en unas elecciones: https://hipertextual.com/2018/03/sierra-leona-blockchain-elecciones

Villalonga, C. (19 de Diciembre de 2015). La Vanguardia. Obtenido de Por qué sólo siete países en todo el mundo han implantado el voto electrónico: https://www.lavanguardia.com/politica/elecciones/20151218/30898019330/voto-electronico-20d-elecciones.html

Bondolfi, S. (09 de Marzo de 2018). Swissinfo.ch. Obtenido de 10 pros y contras del voto electrónico: https://www.swissinfo.ch/spa/suiza_10-pros-y-contras-del-voto-electr%C3%B3nico/43959366

Binance Academy. (20 Noviembre de 2020). Obtenido de Casos de Uso del Blockchain: Gobernanza: https://academy.binance.com/es/articles/blockchain-use-cases-governance

[1] Véase García, V. y Rifa, H. (2018) “Uso y retos de blockchain en plataformas de votación electrónica”.

Compartir
Eliangeli Ortega
Licenciada (cum laude) en Estudios Internacionales de la Universidad Central de Venezuela. Se desempeñó como Preparadora del Departamento de Historia de esta institución y cumplió dicho rol en el Proyecto Piloto de Preparadores en Línea, además de ser Miembro investigador de CEINASEG. Asimismo, ha realizado estudios virtuales vinculados a Temas Actuales de Derecho Internacional Público y Política Exterior avalado por el Instituto de Ciencia y Estudios Superiores de Veracruz y también estudios asociados con Democracia y Libre Empresa en el portal de FEDECAMARAS. Actualmente, es becaria de la Maestría de Estudios de Asia y África, en el Colegio de México, con mención en China.