El 25 de septiembre del año 2015, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas adopta un proyecto que hoy en día se conoce como La Agenda 2030, donde se reconoce el gran desafío del mundo actual: la erradicación de la pobreza, que fue aprobada por los estados miembros a través de la resolución A/RES/70/1. La Agenda 2030 es el plan global más ambicioso alguna vez adoptado por la comunidad internacional para la erradicación de la pobreza, la lucha contra el cambio climático y la reducción de las desigualdades. Esta se gesta en el año 2015 donde los Estados miembros de la ONU aprobaron 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y 169 metas asociadas. Esta agenda fue desarrollada sobre la base de consultas nacionales que llegaron a las poblaciones en mayor situación de vulnerabilidad de cada país. Su objetivo es claro: Lograr un mundo donde nadie se quede atrás.  

Los ODS suponen una ruta de cambio integrada e indivisible, tal como lo reseña la ONU “avanzar en el cumplimiento de uno de ellos es virtualmente imposible sin avanzar en todos los demás” (2015), y el logro de cada uno constituye el éxito de la agenda en general. Su conformación parte de la base de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y busca completar lo que estos no lograron; hacer realidad los derechos humanos de todos, lograr la igualdad de género y el empoderamiento de todas las niñas y mujeres, incluyendo también objetivos que buscan reducir la contaminación del medio ambiente y así evitar el avance del cambio climático. No obstante, la formulación y el cumplimiento de estos objetivos ha tenido que lidiar con una serie de problemáticas de carácter institucional por parte de cada miembro asociado. En primera instancia se duda de la veracidad de los datos proporcionados para formular los ODS, y luego la poca disposición de algunos países a la implementación de estrategias para el avance de cada objetivo.

Desde CEINASEG Academia queremos hacer eco de dichos objetivos, con el fin de recalcar la importancia de la cooperación por parte de la comunidad internacional y enfrentar las problemáticas que afectan todos los países alrededor del mundo. De igual forma, queremos promover una visión crítica de los diversos proyectos de las distintas organizaciones y Estados, generando opiniones objetivas y realistas.

Compartir
Angelina Arellano
Venezolana en Argentina. Estudiante del segundo año de Relaciones Internacionales de la Universidad de San Martín (UNSAM). Miembro investigadora de CEINASEG. Miembro de la Red Juvenil de CEERI.